Elisenda Carrasco y Marc Hervàs van de la mano en “Oh, l’amor!”. La directora musical y el director de escena proponen un montaje participativo e inovador que contará con la complicidad de 27 escuelas a nivel nacional. La implicación activa de los jóvenes en iniciativas como esta oxigena el sector operístico al estimular la formación y la nueva creación, y aporta a las generaciones más jóvenes nuevas formas comunicativas como el canto lírico y la música.